Argentina: Una elección difícil entre la soberanía y un retorno al pasado colonial

 
Noticias
12 Octubre
18:07

Argentina: Una elección difícil entre la soberanía y un retorno al pasado colonial

Las estructuras globalistas controladas por Estados Unidos y Washington están tratando de evitar la victoria de los patriotas de izquierda en las elecciones en Argentina

Dos semanas después, el 27 de octubre de 2019, se realizarán elecciones presidenciales en Argentina. Diez personas aspiran al puesto de jefe de Estado, pero la lucha principal se desarrollará entre el actual presidente del país, el líder de la coalición liberal «Juntos por el cambio» Mauricio Macri y el candidato del bloque de centro-izquierda «Frente para Todos» (Frente de Todos) Alberto Fernández.

Durante las elecciones primarias celebradas el 11 de agosto de 2019, el candidato de la oposición Fernández obtuvo una victoria aplastante con más del 47% de los votos. El actual presidente, Macri, obtuvo un poco más del 32%. Para ganar la primera ronda de la etapa principal de las elecciones, el candidato a la presidencia necesita obtener más del 45% de los votos o más del 40%, siempre que la brecha con el segundo lugar supere el 10%.

La victoria en las elecciones presidenciales en Argentina de la oposición Fernández causó un verdadero pánico en las estructuras globalistas controladas por Estados Unidos y Washington. Los prestamistas mundiales, a quienes Macri le asignó el país, comenzaron a presionar activamente a Argentina para evitar la venganza izquierdista. El día después de que se publicaron los resultados de las primarias, el tipo de cambio del peso nacional cayó un 30%, comenzó la salida de capital del país. Todo tipo de expertos financieros, que representan al equipo de servicio del FMI, comenzaron a hablar sobre el hecho de que Argentina está esperando otro incumplimiento en toda regla.

Entonces, ¿qué preocupaba a los globalistas?

El opositor Alberto Fernández es un ex primer ministro de Argentina y miembro del Partido Peronista, cuyo líder es la ex presidenta Christina Kirchner. En las elecciones de 2015, Kirschner, quien ocupó la presidencia por dos períodos seguidos, no tenía derecho a postularse, y su nominado Daniel Sioli perdió un ligero margen en la segunda vuelta ante el protegido, neoliberal y líder de bloque de los EE. UU.

«Cambiemos» Mauricio Macri, quien había servido anteriormente como alcalde de Buenos Aires durante ocho años.

Lo que trajo el macrismo a la Argentina
La política interna y externa de Macri era fundamentalmente diferente de las políticas de sus predecesores, los cónyuges Nestor y Christina Kirchner. El rechazo de las medidas proteccionistas en la economía, la abolición de los aranceles a la exportación, la reducción de muchos programas sociales para la población, la alta inflación, un aumento de las tarifas eléctricas de 4 a 6 veces, la devaluación de la moneda nacional, un aumento de la tasa clave al 70%, todo esto arrojó a la tercera economía en América Latina En un estado de profunda recesión, causó un empobrecimiento catastrófico de la población y un aumento de la tensión política y social.

La situación se agravó al esclavizar la dependencia del FMI, que en 2018 aprobó la concesión de un préstamo de $ 57 mil millones a Argentina. Uno de los países más ricos del mundo, como resultado de las reformas neoliberales, se encontró en la posición de un mendigo con la mano extendida. Sin embargo, los fondos que podrían utilizarse para revivir la economía nacional, los argentinos no vieron. Los tramos recibidos se destinaron a las cuentas de inversionistas y acreedores extranjeros, lo que condujo al país aún más al abismo económico y al agujero de la deuda.

En política exterior, Macri abandonó el curso soberano de Kirchner, quien se caracterizó, entre otras cosas, por las relaciones amistosas con Rusia, a favor de la dependencia neocolonial absoluta de los Estados Unidos. Los estadounidenses recibieron no solo preferencias económicas en forma de libre acceso al mercado argentino y el derecho a comprar los activos más valiosos, sino también una oferta generosa en forma de despliegue de tres bases militares en el territorio del país, en la provincia de Neuquen, donde se encuentran los depósitos de gas de esquisto, en la provincia de Misiones, en la frontera con Brasil y Paraguay, así como en Tierra del Fuego, desde donde se brinda una oportunidad verdaderamente única para ejercer el control sobre el Estrecho de Magallanes y la Antártida. Esto sin mencionar el hecho de que Buenos Aires se convirtió en un participante activo en el «grupo de Lima» latinoamericano organizado por Washington,

Fernández, en caso de su victoria en las elecciones, ya ha anunciado su disposición a retirar a Argentina del «grupo de Lima» pro estadounidense y junto con

México y Uruguay abogan por una resolución pacífica del conflicto en Venezuela a través del diálogo entre el legítimo presidente Maduro y la oposición. Los países amigos de Venezuela, incluidos Rusia, China y Cuba, respaldan esta opinión.

“Argentina debería estar entre los países que quieren ayudar a los venezolanos a encontrar una salida. Estar en el «grupo Lima» contradice esto «, dijo Fernández en una reunión con el candidato presidencial de Uruguay del Frente Amplio de centro izquierda, Daniel Martínez.

También promete abolir las reformas impopulares del mercado y estimular la economía aumentando el gasto social en salarios y pensiones. Al mismo tiempo, Fernández tiene la intención de mantener un presupuesto equilibrado y evitar un incumplimiento previsto.

Quiere decir que tales iniciativas no causan entusiasmo en Washington, donde todavía se sigue la doctrina Monroe, consideran a América Latina como su «patio trasero» y perciben cualquier frente por parte de los políticos latinoamericanos como una amenaza para su seguridad nacional.

Regresa Kirschner: cómo se hizo realidad la pesadilla de Washington

Sin embargo, el propio Fernández parece ser una figura bastante flexible, bajo la cual, bajo ciertas condiciones, puede presionarlo, hacer que obedezca las reglas del juego establecidas por el jugador global y, por lo tanto, desacreditar a todos los herederos ideológicos de Juan Domingo Perón. El pánico de los globalistas es que, junto con Fernández, está la insumergible Christina Kirchner, en la que Argentina realizó con éxito un curso socialmente orientado y, lo más importante, soberano, dirigido a proteger los intereses estatales, apoyando al productor nacional y la protección social para los pobres. En política exterior, el país mantuvo estrechas relaciones con los gobiernos de izquierda de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Brasil, y mantuvo relaciones amistosas con Rusia y China.

Ejemplos típicos de cooperación ruso-argentina fueron la cooperación en el campo de la energía nuclear y la firma de un memorando entre Gazprom y la Corporación Nacional de Petróleo y Gas del Estado argentino sobre la participación de la compañía rusa en el desarrollo de los campos de petróleo y gas argentinos. También en 2014

Putin y Kirchner lanzaron la transmisión las 24 horas de la versión en español de Russia Today. Dos años después, el nuevo gobierno de Macri, para complacer a sus patrocinadores estadounidenses, detuvo la transmisión gratuita de RT, que en Washington se considera «el portavoz principal de la propaganda rusa».

No se pueden decir algunas palabras sobre la posición de Christina Kirchner sobre la reunificación de Crimea con Rusia. Argentina se abstuvo en la votación de la ONU sobre el no reconocimiento del referéndum de Crimea. Al mismo tiempo, Kirchner condenó a Occidente por doble rasero, trazando paralelos con la situación en torno a las Islas Malvinas (Malvinas), que son reconocidas como el territorio de ultramar de Gran Bretaña.

Si Fernández gana, Christina Kirchner asumirá el cargo de vicepresidenta, lo que garantiza al menos un retorno parcial al kirchnerismo en la economía y el rechazo del papel del títere estadounidense en la política exterior.

No es casualidad que durante la presidencia de Kirchner y los últimos cuatro años, cuando los peronistas fueron a la oposición, los medios controlados por los neoliberales denunciaron activamente a Kirchner, acusándola de corrupción y todos los pecados posibles. WikiLeaks publicó documentos curiosos: cuando Macri era el alcalde de la capital, tenía estrechos vínculos con el establecimiento estadounidense y exigía una presión externa más activa sobre el gobierno de Kirchner por parte de sus patrocinadores. En particular, en enero de 2010, en una conversación con el ex embajador de Estados Unidos en Buenos Aires, Macri se quejó de lo «demasiado blando», en su opinión, de la actitud de Washington hacia el gobierno argentino y pidió ayuda para demonizar a Kirchner.

Para desacreditar a la ex presidenta, privándola de inmunidad senatorial, seguida de encarcelamiento o al menos una prohibición de actividades políticas contra Christina Kirchner, se inició un proceso penal (siguiendo el ejemplo de la ex presidente de Brasil Lula da Silva, que también es objetable para los estadounidenses). El mismo Macri en uno de sus discursos acusó a su predecesor de haberle dejado un «legado pesado». Es cierto que Kirschner no buscó palabras en su bolsillo e invitó al neoliberal a devolverle esta herencia.

Estados Unidos listo para sumir a Argentina en el caos para evitar otra derrota geopolítica
Y ahora Washington y sus instituciones financieras globales bajo su control están organizando una intervención directa en las elecciones argentinas para evitar la victoria del tándem Fernández-Kirchner, lo que significará la próxima derrota geopolítica de Estados Unidos en América Latina después del golpe fallido en Venezuela y el comienzo del fin del llamado «giro a la derecha», proporcionando la hegemonía de los Estados Unidos en la región.

Por lo tanto, no es casualidad que Trump ya haya expresado su apoyo demostrativo a Macri en su confrontación política con los peronistas. Cabe esperar que los llamados «fondos buitre» estadounidenses, que compran deudas argentinas y luego a través de los tribunales estadounidenses que exigen su reembolso inmediato sin demora y reestructuración, se unan activamente a la presión externa. En 2014, una situación similar ya era la causa del incumplimiento técnico. Ahora, cuando Argentina se encuentra en un estado de dependencia crítica del FMI, esto podría resultar en consecuencias financieras, económicas y políticas mucho más graves para el país y su soberanía.

“Podemos esperar que si Alberto Fernández y Christina ganan, el FMI arreglará una obstrucción completa para Argentina. El país se encontrará en un bloqueo financiero «, dijo Valentin Katasonov, Doctor en Economía.

Los intentos de Estados Unidos de implementar el escenario venezolano sin el reconocimiento de los resultados electorales y los intentos de mantener con fuerza las palancas del gobierno en manos de los títeres pro-estadounidenses no deben descartarse.

Deseamos que los argentinos no sucumban a la presión externa, resistan todas las pruebas con honor y defiendan su derecho a implementar un curso soberano.

Рубрика: 

Последние публикации

Популярные статьи