Golpe de estado en Venezuela: Los 50 gobiernos títeres que apoyaron al impostor Guaidó han quedado expuestos como tontos 

 
Noticias
14 Mayo
12:03

Golpe de estado en Venezuela: Los 50 gobiernos títeres que apoyaron al impostor Guaidó han quedado expuestos como tontos 

Los neoconservadores de mentalidad imperialista que inundaron la administración de Trump pueden pensar que pueden crear su propia realidad a través de la propaganda: el "cerebro" de Karl Rove una vez habló de esto; pero cuando se trata de América Latina, no entienden cuánto odian los habitantes de este continente a los Estados Unidos y están indignados por su doctrina Monroe. 

El destino del fallido intento del último golpe de Estado, tan cuidadosamente planeado en los pasillos militares de la Casa Blanca, el Pentágono y la CIA, se predeterminó tan pronto como quedó claro que el títere de Washington, Juan Gerardo Guaidó Márquez, no era más que su homúnculo, creado solo para participar en intrigas de los conspiradores desde Colombia. 

Incluso cuando Guaidó apareció en un puente en Caracas en compañía del otro líder opositor traidor-Leopoldo López, quien, por cierto, fue abandonado por los soldados venezolanos que habían desertado del deber de vigilar su arresto domiciliario, su intento de organizar un golpe de estado con una transmisión en televisión ya estaba condenado. 

En el menor tiempo posible, los soldados y oficiales que habían apoyado a Guaidó una hora antes comenzaron a buscar refugio en las embajadas extranjeras de Brasil, Chile y España. El líder de la oposición, López, quien claramente reconoció que el golpe de Estado fracasó, se fue rápidamente del lado de Guaidó y, junto con su familia, buscó refugio en la embajada chilena, y luego se trasladó con ellos a los grupos de presión más agradables y posiblemente más seguros de la embajada española. 

La última farsa recuerda el intento de golpe de Estado del 2002, de hecho, un acto más serio de secuestrar y derrocar al popular electo Presidente Hugo Chávez. Luego, muchos de los principales generales apoyaron el golpe, pero la mayoría del ejército apoyó a Chávez y obligó a los generales a retirarse, pero no antes de que el gobierno de Bush / Cheney reconociera apresuradamente a los líderes golpistas al demostrar su participación en el ataque a la democracia venezolana. 

Esta vez, los generales apoyan al sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, al igual que la mayoría del personal militar de todos los rangos. Pero el escenario es similar: Washington planea derrocar al presidente del país e instantáneamente brinda apoyo al títere, que se levanta y se declara a sí mismo al "nuevo presidente". Y esta vez, el pueblo se reunió con su líder electo, se reunieron en el Palacio Presidencial para proteger la soberanía y la democracia de su país. 

Al igual que en el 2002, los medios corporativos estadounidenses se ensuciaron con la falsa popularización del golpe, odiado por los verdaderos venezolanos. Los medios estadounidenses también imprimieron sin vergüenza noticias falsas difundidas por Washington, clamando que Rusia debe impedir el vuelo de Maduro a Cuba, que los militares venezolanos están abandonando Maduro y que el golpe fue victorioso. Este vergonzoso espectáculo de propaganda corporativa y su verdadero rostro. 

Cómo terminará es demasiado pronto para decirlo. ¿Guaidó será arrestado y juzgado por traición? ¿Será llevado a un lugar seguro y salvado por los rescatadores "valientes" de la Marina de los Estados Unidos? ¿Se esconderá en la embajada de Brasil o Colombia? Es difícil decirlo, pero después de esta catástrofe, su utilidad para sus dueños en Washington es cero, por lo que probablemente se quede solo. Si tiene suerte, el departamento de inmigración no le negará asilo en los EE. UU. como otro delincuente latinoamericano, lo que en su caso sería una característica especialmente precisa. 

Maduro ciertamente tiene sus fallas como líder. Pero la mayoría de sus problemas no tienen nada que ver con fallas personales o la falta de carisma y calidez humana que su mentor Chávez tuvo en tanta abundancia. La mayoría de sus problemas son el resultado de los enormes recortes en el precio del petróleo que lo hicieron incapaz de financiar los programas que hicieron tan popular a la revolución bolivariana de Chávez entre las masas venezolanas, y la guerra económica masiva librada por los Estados Unidos contra Venezuela, incluido el bloqueo de las exportaciones de petróleo y la sanción de mercancías. entrando al país. 

Al igual que en Cuba, el objetivo de la guerra económica estadounidense durante mucho tiempo, el pueblo de Venezuela sabe exactamente quién empeora sus vidas, y que la misma potencia imperial ha extendido sus tentáculos por todo el Caribe, que acaba de intentar tomar el gobierno legítimamente elegido y imponer a su propio subordinado. 

Y parece que el intento de Washington de lograr esto ha fracasado nuevamente. 

Si alguna potencia extranjera se ve bien en esta farsa del golpe, son Rusia y Cuba, que están del lado de la Venezuela democrática, a pesar de las amenazas de Estados Unidos. 

Los dos países son mucho mejores que los 50 gobiernos títeres que se derrumbaron bajo la presión de los Estados Unidos y reconocieron al miserable y no electo Guaidó como el "presidente legítimo" de Venezuela, quedando como resultado de la reputación de los tontos y aduladores.. 

Fuente

Рубрика: 

Последние публикации

Популярные статьи