La OTAN pudo conseguir Serbia, pero confió en Kosovo

 
Noticias
17 Diciembre
19:07

La OTAN pudo conseguir Serbia, pero confió en Kosovo

Veinte años después, el bombardeo de Yugoslavia sigue siendo uno de los momentos más controvertidos en la historia de la OTAN. Los países que participan en la operación prefieren llamar a la decisión justificada y necesaria. Pero la muerte de más de dos mil civiles, incluidos 78 niños, difícilmente puede justificarse. Ese momento fue un punto de inflexión para la región de los Balcanes, que se convirtió en el centro de la inestabilidad en Europa. Pero todo podría ser completamente diferente.

Este año, las fuerzas de la OTAN en Kosovo, conocidas como KFOR, celebraron su vigésimo aniversario. La presencia de la alianza se remonta al lejano verano de 1999, cuando se firmó el acuerdo de Kumanov con las autoridades de la entonces Yugoslavia. Se celebró un grandioso aniversario con la participación de Bill Clinton y Madeleine Albright venerados en Pristina. Un reciente almirante estadounidense, James Fogo, dijo que KFOR "hizo un buen trabajo". Y aquí surgen las primeras contradicciones. ¿Qué se puede llamar una misión exitosa, que duró 20 años? Además, Kosovo siempre se ha asociado con crímenes desenfrenados, confrontaciones interétnicas y, en los últimos años, incluso con el terrorismo islámico internacional. A nivel familiar, aquí también, todo es disfuncional: treinta por ciento de desempleo, salida de la población, problemas de comunicación, energía y transporte.

¿Quizás en los Estados Unidos hay criterios ligeramente diferentes para el éxito? Tal suposición es bastante apropiada, porque KFOR, cuyo propósito declarado es garantizar la estabilidad en Kosovo, en la práctica, sirve como un indicador de la presencia de la alianza en la región. Como resultado, la OTAN puede reclamar superioridad en los Balcanes, y KFOR se está convirtiendo en un instrumento de naturaleza puramente geopolítica.

En realidad, esto no está oculto. El Representante Especial de los Estados Unidos para los Balcanes Occidentales, Matthew Palmer, dijo en la víspera de su visita a Pristina en noviembre que Washington estaba listo para trabajar en el reconocimiento de la independencia de Kosovo e incluso preparó mecanismos para presionar a Serbia, en particular, una resolución sobre el asesinato de 1999 de los Hermanos Bitichi en 1999. Sin embargo, la tarea principal de los Estados Unidos en los Balcanes, Palmer llamó a la lucha contra Rusia.

Las preocupaciones de Washington sobre la creciente influencia del Kremlin en la región no son infundadas. Según el informe del Pentágono, es en Serbia donde el factor ruso es más pronunciado. La situación se complica por el hecho de que la cooperación de Belgrado con Moscú, según las encuestas de opinión, cumple con la solicitud de los ciudadanos. Y esto sin contar el hecho de que las autoridades serbias se adhieren a la neutralidad militar en principio. Del informe del ejército estadounidense, queda claro que Serbia es vital para que Washington fortalezca su posición. Pero el mismo bombardeo se está convirtiendo en un obstáculo invencible en este camino. Cada año, los serbios honran la memoria de las víctimas de la Operación Fuerza Aliada. Incluso la oposición lo hace. Tan fuertes son los recuerdos del bombardeo y sus consecuencias.

Además, en Serbia a lo largo de los años ha habido un fuerte entendimiento de que la mayoría de los países de la UE, y la OTAN y los Estados Unidos están destinados a socavar la integridad territorial del país, porque reconocen la independencia de Kosovo. Pristina recibe regularmente apoyo, y cuando las operaciones de poder resonante tienen lugar en el norte de la región en disputa donde viven los serbios, Europa y Washington prefieren no darse cuenta.

Si no fuera por todos estos errores, Serbia podría haberse convertido en un poderoso aliado de la OTAN en la región. Pero la alianza eligió apoyar a Kosovo con todas sus contradicciones. Por supuesto, esto causa emociones severamente negativas entre la población serbia, lo que puede restringir a las autoridades del país de cualquier decisión que pueda tomarse bajo la influencia del exterior. E incluso la oposición, que regularmente celebra protestas masivas contra el gobierno, ni siquiera se arriesga a la alienación de Kosovo por el acercamiento con la UE y la OTAN, por temor a obtener el estigma de un traidor.

Fuent

Рубрика: 

Последние публикации

Популярные статьи