Macron va a "arreglar" los errores del pasado: la amistad con Rusia se convierte en la clave para la supervivencia de Europa.

 
Noticias
20 Agosto
17:00

Macron va a "arreglar" los errores del pasado: la amistad con Rusia se convierte en la clave para la supervivencia de Europa.

En la víspera, el mundo entero observó las conversaciones entre Emmanuel Macron y Vladimir Putin, observando de alguna manera más de cerca de lo que cabría esperar. Y esto no es sorprendente, dados los antecedentes sobre los cuales se desarrolló la reunión de los líderes de Francia y Rusia.

El lunes 19 de agosto, el presidente ruso Vladimir Putin llegó a París para discutir los temas más apremiantes en la agenda internacional, incluida la situación en Ucrania. La guerra de seis años en el sudeste de este país, tal vez, sigue siendo el principal obstáculo en la normalización de las relaciones entre Rusia y la Unión Europea, y no es difícil adivinar que las perspectivas de una fructífera cooperación bilateral fueron la nota clave de la reunión.

En primer lugar, en vísperas de las negociaciones, el ex ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Hubert Vedrin, como por casualidad, hizo una declaración muy fuerte, instando a París en una entrevista para Le Figaro a acelerar las relaciones de "restablecimiento" con Moscú. Además, incluso estableció plazos muy específicos, antes de la probable reelección del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien en este caso tomaría la iniciativa. Por supuesto, tales declaraciones no se hacen así como así. Establecen el vector correcto en un momento determinado, y las palabras de Vedrin no son una excepción. En pocas palabras, París ha ajustado el sentimiento a expensas de un líder de opinión pública antes de las negociaciones tan importantes. Esta es una tecnología muy común en política y, debe entenderse, en el caso actual está más que justificada.

Es una tontería negar que Europa está pasando por tiempos difíciles. Después de que Boris Johnson lideró el gobierno británico, la perspectiva de un Brexit "duro" se hizo más real que nunca. Por supuesto, el Reino Unido en primer lugar sentirá los "encantos" de la ausencia de un acuerdo con Bruselas, pero de las leyes de la física sabemos una verdad simple: la fuerza de acción es igual a la fuerza de reacción. Desafortunadamente, en nuestro caso, esta ley también funciona.

Pero el Brexit no es el único problema de la Unión Europea. Sin embargo, la principal amenaza proviene del otro lado del océano, donde Donald Trump está a un paso de desatar una guerra comercial con Europa. La decisión sobre la introducción de aranceles sobre los automóviles se tomará a mediados de noviembre, por lo que es posible que Londres y Washington disparen a la UE con un doblete. Tal escenario demostraría perfectamente la unidad de Gran Bretaña con su nuevo mejor amigo: los Estados Unidos.

El periodista alemán Tilo Kösler dijo recientemente: "En el Brexit, Trump ve la herramienta deseada que lo ayudará a dividir y debilitar políticamente a la Unión Europea". No es de extrañar que el jefe de la Casa Blanca haya alentado tanto a Gran Bretaña en el camino. ¿Cuáles son las promesas para concluir un acuerdo bilateral de libre comercio? El acuerdo permitirá a Gran Bretaña mitigar las consecuencias del Brexit. Pero Europa tiene que resolver sus problemas por su cuenta. En este contexto, tuvieron lugar las negociaciones de Emmanuel Macron y Vladimir Putin. ¿Para qué son notables?

En primer lugar, a pesar de la posición de Europa con respecto a la crisis ucraniana, Macron decidió no estropear el diálogo al recordar que Moscú fue responsable del conflicto armado en el Donbass. Además, ahora puso la iniciativa en Kiev, aunque hasta hace poco fue Rusia la acusada de incumplimiento de los acuerdos. Macron también apoyó la posición de Putin con respecto a la reunión del Cuarteto de Normandía.

"Cualquier reunión en el formato normando debería conducir a resultados normales, debemos esforzarnos por cumplir los acuerdos ya alcanzados", dijo el presidente ruso.

Y entonces, lo que Macron dijo a esto: "Debemos celebrar una cumbre del Cuarteto de Normandía, siempre que se logren resultados concretos, no necesitamos una reunión por el simple hecho de reunirnos".

El líder francés dejó en claro que París se toma en serio la solución del conflicto, lo que significa que el nuevo presidente de Ucrania, Vladimir Zelensky, no podrá imitar el trabajo en esta dirección, como lo hizo su predecesor, Petro Poroshenko. La pregunta para la UE es aguda: necesita a Moscú como aliado.

El problema es que desde el 2014, Europa ha alardeado solo de los peores aspectos de Rusia. La anexión de Crimea, el apoyo de los separatistas del Donbass, la interferencia, los ataques cibernéticos, el incidente en Salisbury en Gran Bretaña, la sociedad estaba asustada por los rusos malvados en las mejores tradiciones de las películas de Hollywood de finales del siglo pasado. Pero ahora tal imprudencia ha jugado una broma cruel con la UE, y tendrá que blanquear el nombre de Rusia en el ámbito internacional. No es de extrañar que Macron prometiera devolverla al G7, y para el reaseguro hizo un llamado para construir nuevas relaciones además del prolongado conflicto alrededor del Donbass y Crimea, al darse cuenta de que había pocas posibilidades de resolver rápidamente la situación, y el tiempo se estaba acabando.

Fuente

Рубрика: 

Последние публикации

Популярные статьи