¿Rusia necesita una indulgencia occidental ahora?

 
Noticias
27 Agosto
15:16

¿Rusia necesita una indulgencia occidental ahora?

A pesar de que Moscú se quedó atrás del G-7, una parte importante de la agenda de cualquier cumbre concierne a Rusia. Esto es exactamente lo que Donald Trump explicó la necesidad de volver al formato G8, y tenía toda la razón, sin importar cuán triste fuera.

Los líderes de países influyentes podían resolver problemas globales, no discutir, sino decidir, pero el tema principal de la cumbre de Biarritz fue Rusia...nuevamente. Y esto a pesar del hecho de que el mundo civilizado está al borde de una nueva crisis económica debido a la creciente guerra comercial, a pesar del hecho de que el cambio climático está superando al planeta, ya sea que los que están en el poder lo quieran o no.

Por supuesto, se plantearon estas cuestiones vitales, pero recordemos la agenda de la cumbre del año pasado. No ha cambiado mucho, ya que no ha habido mejoras en áreas estratégicas. Además, la situación solo está empeorando. Hace un año, Estados Unidos se retiró del Plan de Acción Integral Conjunto para el Programa Nuclear iraní: hoy en el Golfo Pérsico, una crisis está lista para estallar en un nuevo conflicto armado. El año pasado, Trump se involucró en una guerra comercial con China, ahora se está preparando para introducir deberes en los automóviles europeos. Bueno, los glaciares invariablemente continúan derritiéndose.

Entonces, ¿por qué, con todo esto, los líderes de los países están hablando de Rusia? Primero, Macron, quien aumentó las apuestas al reunirse personalmente con Putin en la víspera de la cumbre del G7. Entonces Trump, como ofendido por el francés, tomó la iniciativa.

El presidente de los Estados Unidos generalmente tiene sentimientos especiales por Rusia, ¡y aquí uno de los principales oponentes europeos comienza a desenrollar su tema favorito!

El problema es que con todo el deseo de los países occidentales, no pueden resolver problemas estratégicos sin la participación de la parte rusa. Este es el precio de la excesiva confianza en sí mismo, porque al tratar de aislar a Rusia, tanto Estados Unidos como Europa pensaron que su influencia sería suficiente. Sin embargo, las escalas ya no están a favor del mundo occidental. Aquí no se trata solo de Rusia: China e India tampoco se tomaron en serio en vano. Sin embargo, es Moscú el que tiene una gran influencia política, de la que Occidente ahora carece.

En los últimos cinco años, los dos abismos han dividido los dos mundos, y Macron, con sus lemas al estilo de De Gaulle, difícilmente puede construir puentes a través de él. La situación se complica por el hecho de que mientras Europa arroyó a Rusia con sanciones, logró descubrir una nueva y muy prometedora dirección: Asia. ¿Bruselas realmente creía que Moscú se volvería inactivo o pediría piedad? Desafortunadamente, las cosas resultaron un poco diferentes, y la alianza ruso-china podría cambiar seriamente el polo geopolítico.

Es de destacar que Moscú y Beijing parecen haber aprendido una verdad importante que Europa ignoró. Hasta hace poco, los países occidentales consideraban a Rusia como un país que dependía de ellos, pero se olvidaron del otro lado de esta asociación. Rusia y China ahora trabajan precisamente bilateralmente, y ambos se dan cuenta de la importancia de una alianza en el contexto de las tendencias mundiales.

No es de extrañar que los medios de comunicación chinos reaccionaron violentamente a los pasos de Macron con su "gran Europa". La publicación de Huanqiu Shibao, por ejemplo, deja en claro que la "Gran Eurasia" es una opción mucho más rentable para Moscú, ya que es la región asiática la que se está convirtiendo en el nuevo centro económico mundial. "Objetiva y subjetivamente, regresar a la" Gran Europa "será largo y difícil para Rusia", comentó la situación en el artículo.

Todo esto sugiere que el mundo occidental se dio cuenta de sus errores. Esto es bueno. Lo malo es que por esto  hayan tardado años. Anteriormente, Bruselas y Washington aún podían construir una mina de nobleza, perdonar desafiantemente a Moscú y obligarla a hacer concesiones recíprocas para regresar a la "gran familia", pero se perdió el momento. Ahora el Kremlin decidirá si necesitan esa asociación o no.

Fuente

Рубрика: 

Последние публикации

Популярные статьи